¿Cuánto dura el jamón ibérico envasado al vacío?

Picture of Escrito por: Equipo García Mimbrero
Escrito por: Equipo García Mimbrero

Índice de contenidos

Nos hacen esa pregunta a menudo y es complicado de responder, pues depende de numerosos factores, principalmente el cuidado que tengamos a la hora de almacenarlo.

El jamón ibérico es un producto artesanal que ha seguido un proceso tradicional de deshidratación y salado el cual posibilita que la carne recorra con éxito unos procesos que permiten su conservación y mantenimiento en condiciones idóneas durante un largo periodo de tiempo.

De esta forma, un jamón bien curado y sin abrir, mantenido en condiciones idóneas, se va endureciendo paulatinamente, envejeciendo sin perjuicio para la salud; pero perdiendo características organolépticas además de empeorar con el enranciado de su grasa (tono amarillento y sabor amargo).

De esta forma, el jamón bien curado, no se pudre, se enrancia.

Todo esto que hemos expuesto anteriormente, lo referimos a piezas enteras, lo cual cambia con el loncheado. Al lonchear el jamón ibérico, no solo privamos a la carne de su cuero y grasa protectores, sino que aumentamos la superficie expuesta a los elementos; estando más expuesto de esta forma a la corrupción.

Con el tiempo y la pérdida de vacío, sobre la superficie del jamón aparece flora fúngica, que, sin ser necesariamente tóxica, desvirtúa el jamón y le otorgan un sabor desagradable. Esto ocurre, normalmente, a partir de los 9 – 12 meses; pero siempre dependiendo de las condiciones a las que hayamos expuesto nuestros sobres de loncheado.

Siempre y cuando el jamón sea conservado adecuadamente, estará en perfectas condiciones hasta, al menos, los 6 meses posteriores a su loncheados, como expongo a continuación.

¿Cuánto tiempo tengo para abrir el jamón ibérico envasado?

El jamón loncheado y envasado al vacío no tiene fecha de caducidad, sino de consumo preferente. Esto quiere decir que dicha indicación muestra el momento hasta el cual el alimento conserva la calidad prevista. Siendo pues la fecha hasta la cual el alimento conserva sus propiedades que se le presumen.

En García Mimbrero aconsejamos consumir el producto loncheado dentro de los 3 primeros meses posteriores al loncheo, aunque los cultivos a los que hemos sometido a través de nuestros veterinarios a nuestros productos, nos permiten indicar como fecha de consumo preferente 6 meses. Aunque quizás 6 meses sea un periodo un tanto largo para un producto tan extraordinario como el jamón o la paleta ibérica; en nuestro caso siempre hemos creído que es mejor calcular nuestras necesidades y ajustarnos a ellas para tener el producto disponible lo más fresco posible; por lo que deberemos estimar en función de nuestras necesidades de consumo si necesitamos un jamón o una paleta.

¿Cómo conservar el jamón ibérico abierto?

Una vez abierto, el jamón debe protegerse en una atmósfera lo más adecuada posible. Esto significa alejado de fuentes de calor, se la luz y evitando su deshidratación. De esta manera, el jamón se conservará dentro de su embalaje originar, cerrándolo para tratar de alcanzar un estado lo más próximo al vacío y evitando su deshidratación. No es necesario que esté dentro del frigorífico, pero sí por debajo de 20ºC y en ausencia de humedad excesiva.

De cualquier manera, una vez abierto, lo recomendable es consumir el producto dentro de las 24 horas.

¿Dónde guardo el jamón envasado al vacío?

El jamón que recibimos o compramos deberá ser conservado en un lugar que mantenga estable las condiciones que le rodean y a una temperatura que impida de la mejor manera el crecimiento microbiológico, sin alcanzar cotas excesivas; para lo cual sin duda lo más sencillo y práctico será el frigorífico, a unos 4 – 5ºC. Es posible que en algunas casas existan bodegas donde las condiciones sean estables durante la mayor parte del año, pero esos lugares facilitan el crecimiento de hongos, por lo que, incluso estando el jamón ibérico al vacío, es susceptible de perjudicarse pasado algún tiempo

En García Mimbrero loncheamos nuestros productos utilizando tanto métodos tradicionales como las últimas tecnologías, amén de los mejores envases y equipos de vacío para su adecuado envasado; contribuyendo a que el producto se mantenga en las mejores condiciones hasta que sea degustado por nuestros clientes.

Puede que un buen jamón García Mimbrero sea el mejor amigo del hombre ¿Quieres probarlo?