Cómo presentar embutidos en la mesa

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp

Índice de contenidos

 

Crear una mesa con gran variedad de sabrosos embutidos, es un arte, no solo para nuestro paladar, sino que tambien para nuestros ojos y los de nuestros invitados.

Hoy os damos algunos tips para presentar el embutido en la mesa y ser los reyes/reinas de las quedadas de amigos en casa, reuniones etc

Tips para una presentación de embutidos, de categoría

Con una buena mesa de embutidos extremeños y quesos de Extremadura seleccionados puedes llegar a ser el mejor anfitrión.

Solo debes tener en cuenta unos cuantos puntos y destacarás.

  • Uno de los puntos más importantes, es sacar el embutido (si hemos optado por la opción loncheada) del plástico, con una antelación de unos 5 a 10 minutos antes de servir, esto se hace para que el embutido se oxigene, se ponga a temperatura óptima y se presente en la mesa con todas sus propiedades, color, aroma y sabor.
  • No debemos caer en el error de cortar los embutidos delante de los comensales, estos deberán estar ya loncheados y presentados en la mesa cuando nuestros invitados lleguen.
  • Es aconsejable separar los embutidos rojos (los que manchan) del resto, así no caeremos el riesgo de mezclar sabores.
  • Casi siempre vemos que los pico-panes se ponen encima de los embutidos, pero debemos pensar en nuestros comensales, no sabemos si tienen algún tipo de intolerancia o no, por lo cual lo más aconsejable es poner una cesta de pan o picos aparte y que vayan cogiendo según demanda.

Añade a tu mesa de embutidos, un poquito de queso

Siempre es una opción de diez, acompañar tu mesa de embutidos, con una buena mesa de queso, donde podrás jugar con las texturas, sabores y aromas de los diferentes tipos que elijas.

¿Qué más podemos incluir en una mesa de embutidos y quesos?

  • Panes: pan de pueblo, panecillos…
  • Frutos secos: nueces, pistachos, almendras, avellanas…
  • Encurtidos: aceitunas, mini pepinillos, alcaparras…
  • Fruta fresca: higos, uvas, peras, fresas, arándanos…
  • Fruta deshidratada: arándanos, orejones, ciruelas, pasas…
  • Mermeladas: mermelada de frutos rojos, mermelada de tomate (va muy bien con los quesos)…
  • Verduras: tomates, pepino en rodajas…

 

Con estos tips, verás que la preparación de tu mesa de embutidos y quesos quedará espectacular, es cuestión de ponerlo en marcha y jugar con los sabores y colores.

Deja una respuesta